Aceite de Almendras.

En general, la almendra es beneficiosa para la piel, cabello y salud. Es rica en antioxidantes, en vitamina E, vitamina D, grasas y proteínas, además de poseer muchos nutrientes esenciales. También es rico en ácido oleico y linoleico. 


Para qué sirve el aceite de almendras: 

Para la Piel.

Es rico en vitamina A, E y B, las cuales son buenas para mantener la salud de la piel. Puedes ver que muchos productos y cremas cosméticas las contienen. Por otra parte, es uno de los aceites más usados en aromaterapia.


Es hidratante.

Calma la irritación y la inflamación.

Cura labios agrietados y erupciones corporales.

Vuelve a la piel más suave y tersa.

Anti-inflamatorio.

Se ha probado que tiene un efecto calmante en personas con enfermedades de la piel y con inflamaciones. También puede tratar la piel agrietada, infecciones de la piel y alergias.

Retrasa los signos del envejecimiento.

Previene y revierte los signos prematuros de envejecimiento al renovar las células de la piel.

Contiene vitaminas que ayudan a retrasar la aparición de arrugas.

También reduce las cicatrices producidas en cirugías.

Protector solar.

El aceite de almendras también lo puedes usar para protegerte del sol. No solo protege de los rayos solares, sino que también revierte el daño ya ocurrido.

Propiedades emolientes. Es decir, tiene una gran capacidad para ser absorbida por la piel. También se utiliza en masajes ya que restaura el pH normal de la piel y conserva la hidratación.

Reduce las ojeras. Simplemente tienes que aplicar el aceite antes de irte a la cama en las ojeras y dejar que se absorba. Para resultados óptimos se debe hacer durante varias semanas.

Eliminar el maquillaje. Es una buena opción y poco grasa para eliminar el maquillaje. Abre bien los poros y asegura que quede eliminado todo el maquillaje. Puede ser usado para todo tipo de pieles y evita el acné y las espinillas.

Mejora la psoriasis y el eczema.

Reduce la inflamación, la picazón y el enrojecimiento de la piel. 

Para el cabello.

Mejora el brillo y el aspecto del cabello. 

Es una rica fuente de magnesio, cuya deficiencia puede resultar en caída de cabello. 
Además, ayuda a reducir la inflamación de las raíces, otras de las causas de la caída. Debido a su alto contenido en ácidos grasos, hidrata y suaviza el cuero cabelludo y mejora la circulación.